Catequistas acogedores

La acogida ha de ser la actitud fundamental de nuestra pastoral, de nuestra catequesis, si queremos que nuestra Iglesia sea una comunidad de “puertas abiertas” y no una “aduana” –como nos dice el Papa Francisco en Evangelium Gaudii 47–, si deseamos que nuestra comunidad cristiana sea “comunidad” y no una dispensadora de servicios.

Acogida de los niños y sus familias, de cada uno donde se encuentra, con mayor o menor cultura religiosa, con una motivación, otra o ninguna, con mucha ilusión o con el ánimo justo de quien comienza por obligación.

Tú, catequista, eres consciente de que el Señor te acepta y te ama incondicionalmente. Tú también estás llamada, estás llamado, a acoger al otro tal como es. Recuerda que eres referencia del Dios acogedor, signo visible de la presencia del Jesús que “tomándolos en brazos, los bendecía imponiéndoles las manos” (Mc 10,16). Acogida de brazos abiertos.

Comunidades acogedoras

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ESTA SEMANA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies