fbpx
Evangelio del día ¿Por qué no pusiste mi dinero en el banco? Lc19,11-28

Como el Padre me envió, os envío yo a vosotros. Recibid el Espíritu Santo. (Jn 20, 19—23)

El Espíritu que Jesús prometió a sus discípulos, es recibido por ellos tras la  resurrección del Señor. El mismo Espíritu que alentó toda la vida de Jesús anima ahora a los discípulos continuadores de su misión.

El Espíritu hace que interioricemos la persona y el mensaje de Jesús; nos infunde familiaridad con Dios y sintonía con los valores de su Reino. El Espíritu abre nuestra mirada liberándonos de visiones estrechas, impulsándonos a la misión en el mundo.
La acción del Espíritu Santo en los creyentes y en las Iglesia es descrita certeramente por el Patriarca ortodoxo de Antioquía Ignacio V Hazim:

“Sin el Espíritu Santo Cristo pertenece al pasado; la Escritura es letra muerta; la Iglesia, simple organización; la autoridad, pura dominación; la acción evangelizadora, pura propaganda; la liturgia, mera evocación mágica y la moral evangélica, una ética para esclavos. Pero en el Espíritu, Cristo Resucitado está vivo y operante, el Evangelio es fuerza que da vida, la Iglesia significa la comunión trinitaria, la autoridad es un servicio liberador, la misión un Pentecostés continuado, la liturgia es memorial y anticipo de la salvación.”

Información

Material correspondiente al 20 de mayo de 2018 Domingo de Pentecostés

Descarga el material Un laico como tú nº16

Consulta el resto de materiales Un laico como tú

Como el Padre me envió, os envío yo a vosotros. Recibid el Espíritu Santo

Caminaré así,
Enviado, con Tu palabra de paz
y con Tu Espíritu,
libre y comprometido
con todo ser humano.
Jn 20, 19—28

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies