Evangelio del día Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Jn20,1.11-18

El llamado a la santidad

Este es el título del primer capítulo de “Alegraos y regocijaos”, Exhortación apostólica del Papa Francisco. En este primer capítulo aparece la palabra “catequista”. Habla el Papa de la “actividad que santifica”, de cómo “tu identificación con Cristo y sus deseos, implica el empeño por construir, con él, ese reino de amor, justicia y paz para todos” (nº 25).

Dice que “a veces tenemos la tentación de relegar la entrega pastoral o el compromiso en el mundo a un lugar secundario, como si fueran «distracciones» en el camino de la santificación y la paz interior. Se olvida que «no es que la vida tenga una misión, sino que es misión»” (nº 27).

Y continúa:

“Una tarea movida por la ansiedad, el orgullo, la necesidad de aparecer y de dominar, ciertamente no será santificadora. El desafío es vivir la propia entrega de tal manera que los esfuerzos tengan un sentido evangélico y nos identifiquen más y más con Jesucristo. De ahí que suela hablarse, por ejemplo, de una espiritualidad del catequista,…” (nº 28)

Pues ahora te toca a ti leer esta hermosa, sencilla y gozosa exhortación del Papa Francisco. Te invito efusivamente a que la saborees y la disfrutes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies