Hasta el próximo curso

Querida, querido catequista: El curso se despide y con él, este “minuto para ti, catequista”. Espero te haya sido de utilidad, aunque la utilidad no es el único criterio de evaluación de este “minuto”. Las cosas sencillas y humildes suelen tener un fruto inesperado, como tu tarea de catequista. La vitalidad está en la pequeñez de la semilla del Reino, que Dios siembra en nosotros, nos decía el Evangelio hace ocho días. El crecimiento lo da nuestro Dios. A nosotros nos toca sembrar, ni más ni menos que sembrar.

Te deseo unas descansadas vacaciones y unos.

Me permito una última sugerencia. Quizás pueda ayudar tu oración en estos días veraniegos “rezando voy”, esta propuesta de los Jesuitas, que también puedes descargar en tu móvil (https://rezandovoy.org/) o el modesto libro del Evangelio diario, que seguro ya empleas. El Señor sigue conectado contigo allá donde estés.

¡Feliz verano! Hasta el próximo curso.

Secretariado Diocesano de Catequesis (catequesis@diocesisvitoria.org)

Destacamos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies