Evangelio del día El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante Jn15,1-8

Hemos encontrado al Mesías, el Cristo. (Jn 1, 35 – 42)

Gracias al Bautista, Andrés y su compañero Felipe llegan a conocer a Jesús. La experiencia les llena de alegría. Lo que han vivido no pueden guardarlo sólo para sí. En cuanto Andrés encuentra a su hermano le cuenta su experiencia y lo acompaña al encuentro de Jesús.

Cuando experimentamos una gran alegría necesitamos hacer participar de ella a los demás. Así ocurre con la experiencia de un encuentro personal con Jesús.

Al igual que Andrés tenemos la oportunidad de compartir nuestra experiencia con los más cercanos, en la familia. Pero no hemos de quedarnos ahí. No se trata de ofrecer teorías o discursos, sino de manifestar lisa y llanamente la alegría de vivir el Evangelio en medio de las cosas cotidianas.

Deberíamos examinar con qué frecuencia, en qué espacios o ámbitos y de qué modo hacemos presente en nuestras relaciones con los demás el anuncio de Jesús y de su Evangelio. Nos ayudaría a descubrir la medida del lugar que ocupan en nuestro corazón y en nuestra vida.

Información

Material correspondiente al 14 de enero de 2018 Domingo II Tiempo Ordinario

Descarga el material Un laico como tú nº7

Consulta el resto de materiales Un laico como tú

Maestro, ¿dónde vives? Allí te seguiré, allí te encontraré, allí me pondrán un nombre nuevo. (Jn 1,35-42)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies