Evangelio del día Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Jn20,1.11-18

Les dejó encargados de sus bienes según su capacidad (Mt 25, 14 –30)

El Señor de la parábola al partir para una larga ausencia confía a cada uno de sus empleados responsabilidades diferentes para que hagan fructificar los bienes a ellos encomendados. A su regreso recompensa a quienes han multiplicado lo recibido y rechaza la actitud de quien se conforma con guardarlo; su temor al riesgo y su desconfianza resultan inaceptables.

Jesús resucitado dejó a todos sus discípulos el encargo: Id al mundo entero y anunciad el Evangelio. Cada uno según su capacidad debe acoger la Buena nueva del Reino que se nos ha confiado para compartirla con los hombres y mujeres de todos los pueblos y de todos los tiempos.

Cada uno de nosotros, de modo diferente según su condición, está llamado a participar en la misión confiada a todo el Pueblo de Dios, en el que los hombres y mujeres del laicado somos la inmensa mayoría . Cada cual tenemos una responsabilidad propia e intransferible que el mismo Señor ha puesto en nuestras manos.

Información

Material correspondiente al 19 de noviembre de 2017 Domingo XXXIII T.O.

Descarga el material Un laico como tú nº4

Consulta el resto de materiales Un laico como tú

Si fuera desde mi… pero, en Tu Palabra…¡SÍ! ¡Daré todo lo que pueda para que irrumpa Tu Reino!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies