Evangelio del día No impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el Reino de los Cielos Mt19,13-15

Ponerse en la piel de las familias

Tratamos de ponernos en la piel de nuestras familias de catequesis, pero, en ocasiones, nos resulta difícil. Manuel Mª Bru, en su artículo “Ponerse en la piel de las familias” [Catequistas, 272-273 (2018-2019), 30-31], nos propone tres retos:

  • «Repensar y discernir. Los padres están en disposición de repensar sus motivaciones y prejuicios, de hacer un discernimiento sobre la catequesis de sus hijos. Es su desafío, ¡y el nuestro!, llamados a facilitárselo.
  • Dejarse acoger. Si de repente los adultos ven que el niño o la niña, el adolescente o la adolescente, están contentos en la catequesis; que la parroquia, el cura, la catequista, la gente son acogedores, se preocupan por ellos. La cosa cambia mucho.
  • Valorar y comprender. Si se salvan los dos desafíos anteriores, entonces se solucionará también el tercero: “Qué buena gente; no creía yo que iba a ser así; tenemos que hablar con el catequista, a lo mejor nos podemos comprometer en algo”».

Aunque ya lo hagamos, continuemos haciendo lo posible para entender a las familias y no desaprovechemos ninguna ocasión para acoger, tratar y dialogar con ellas.
no desaprovechemos ninguna ocasión para acoger, tratar y dialogar con las familias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies