fbpx
Evangelio del día Esto es mi cuerpo. Esta copa es la nueva alianza, sellada con mi sangre Lc22,14-20

Satisfacciones en catequesis

Hace unos meses, en un encuentro con un grupo de catequistas, escuché con agrado las satisfacciones que les proporcionaba ser catequistas.

Unas mostraban el bien que les hacía escuchar a los niños, conocerlos por dentro, descubrir que cada día eran una sorpresa y, además, que lo vieran como una oportunidad para recordar el niño, la niña que aún habita en su interior.

Otras decían que la experiencia de ser catequista les ha permitido reencontrar la fe de otra forma, sentir que su tarea les acerca más a Dios, o apreciar en los mismos niños cómo viven y expresan la experiencia de Dios de una manera tan natural.

Y había quienes manifestaban su alegría al comprobar cómo algunas familias apoyan y contribuyen, en la medida de sus posibilidades y a veces tímidamente, en la hermosa tarea de iniciar en la fe a sus  hijos.

Aprovecha estas últimas sesiones de catequesis para mirar a los niños y niñas y a sus familias con la mirada positiva de Dios y agradécele las satisfacciones que te regalan.

Mira a los niños y niñas y a sus familias con la mirada positiva de Dios y agradécele las satisfacciones que te regalan.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies