Evangelio del día Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Jn20,1.11-18

Sed de Dios

“Ya puedes llevar a tu caballo, incluso a la fuerza, hasta el río. Lo que no conseguirás de él es que beba si no tiene sed”

Así introduce su artículo “A vueltas con los sacramentos”, Pedro José Gómez Serrano [Catequética, nº 1 (vol. 59-1) (2018), p. 2]. Y se pregunta si nosotros seremos capaces de convertir las “fuentes ornamentales” de los sacramentos – la “primera comunión”, por ejemplo– en “manantiales existenciales” para nuestros contemporáneos, o sea, para nuestros niños y niñas, y sus familias.

En la última reunión de Enlaces de catequesis se comentaba que entre las catequistas hay satisfacción, en líneas generales, ganas e ilusión. Aun así, se detectan algunas insatisfacciones. Una de ellas proviene de la falta de interés en algunas familias, que se limitan a la asistencia “justa” a la catequesis, que no se implican en la educación en la fe de sus hijos y que, una vez que estos celebran su primera comunión, cortésmente te dicen adiós.

Y me pregunto: ¿no tienen sed de Dios? ¿Van a saciarla a otros lugares? Aunque nos demos mil explicaciones, algo no termina de encajar bien. ¿Verdad?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies