Si quieres, puedes… — Mc 1, 40-45

En Israel en tiempos de Jesús quienes padecían enfermedades identificadas como lepra eran excluidos de la vida social y religiosa. No podían vivir en el hogar familiar ni en el pueblo, ni acercarse a las sinagogas ni al templo. Eran obligados a vivir en despoblado
y evitar la proximidad a los caminos. Quien entraba en contacto con ellos incurría en impureza legal. Eran los más pobres entre los pobres.

En los evangelios se refieren algunos encuentros de enfermos de lepra con Jesús. La salen al paso y él se aproxima, habla con ellos, los toca, los sana y los integra en la vida social y religiosa invitándoles a cumplir los formalismos establecidos. El “SI QUIERO” de Jesús incluye sanación e inclusión social.

El Papa Francisco llama la atención sobre la mayor causa de exclusión y marginación social de nuestro tiempo: la pobreza. “Hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión” puesto que “hemos dado inicio a la cultura del descarte”. Los excluidos no son «explotados» sino «desechos, sobrantes».

Hemos de tener presente que “los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio, y la evangelización dirigida gratuitamente a ellos es signo del Reino que Jesús vino a traer.”

Información

Material correspondiente al 11 de febrero de 2018 Domingo VI Tiempo Ordinario

Descarga el material Un laico como tú nº9

Consulta el resto de materiales Un laico como tú

Conmovido entrañablemente extiendes el brazo, tocas, quieres curar y curas y limpias…¡ y nos resucitas!
ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ESTA SEMANA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies