fbpx
Evangelio del día Habéis convertido la casa de Dios en cueva de bandidos Lc19,45-48

Vosotros sois mis amigos (Jn 15, 9—17)

De la amistad con Jesús brota el auténtico amor fraterno. La presencia del amor de Dios en nuestras vidas nos impulsa a una apertura servicial a los demás como fermento transformador de las relaciones personales y sociales de todo el mundo.

En el mundo de hoy abundan los conflictos y divisiones de todo tipo. Los cristianos estamos llamados a ser sal y luz en medio de esta situación. Lo que ilumina y sazona de verdad esas relaciones humanas sólo puede ser el amor desinteresado, servicial y respetuoso, que los discípulos de Jesús viven y ofrecen como fermento.

Nuestras relaciones cotidianas han de transparentar calor y cercanía en la acogida, interés sincero por los problemas de los otros, respeto ante las diferencias, solidaridad en las necesidades, predilección por los débiles… todo ello vivido como expresión de un amor servicial, desinteresado y sin límites.

En nuestros días, el compromiso de todos los discípulos ha de ser continuar en el mundo la revolución de la ternura iniciada por Jesús, poniendo en el surco esa semilla del Reino que a su tiempo fructificará. El llama a todos a su amistad.

Información

Material correspondiente al 6 de mayo de 2018 Domingo VI de Pascua

Descarga el material Un laico como tú nº15

Consulta el resto de materiales Un laico como tú

Vosotros sois mis amigos (Jn 15, 9—17)

Pasar
del “te amo porque te necesito”
al “te necesito porque te amo”.
Amar así…como Tú, a Tu estilo.
Jn 15, 9—17

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies