Evangelio del día: «Todo lo que tiene el Padre es mío; el Espíritu tomará de lo mío y os lo anunciará». Jn16,12-15

“Puente” para el apoyo y el intercambio

Este curso, desde el Servicio Diocesano del Laicado nos hemos propuesto cuidar la relación con las comunidades, tanto urbanas como rurales. Principalmente aspiramos a tener
un contacto fluido con las mismas para poder conocer de primera mano lo que están trabajando, sus dificultades, sus dudas y sus necesidades a la vez de animarles en su tarea y ofrecerles nuestro Servicio en lo que pudieran necesitar.

Por otra parte, queremos hacerles partícipes de las cuestiones en las que estamos trabajando y de las actividades diocesanas que les puedan resultar de interés. Queremos ser puente entre lo diocesano y las comunidades. Les ofrecemos una formación ya elaborada por el Servicio y les informamos de que hay una nueva Comisión Diocesana de Formación que puede atender a sus necesidades formativas de manera individual o grupal.

En estas primeras semanas del año, hemos comenzado con las visitas y nos hemos sentido acogidos en todos y cada uno de los lugares a los que hemos asistido. Las Comunidades nos han expresado su gratitud por el acercamiento, y hemos podido disfrutar de un ambiente de cordialidad, escucha y diálogo que, desde el respeto, refleja tan bien el ambiente Sinodal que estamos viviendo.

Continuando con el trabajo común que se realizó en el Congreso de Laicos celebrado en febrero de 2020 y en el postcongreso, en nuestras visitas, estamos apoyando y animando el trabajo sinodal. En casi todos los sitios están trabajando el tema y hay varios grupos por comunidad. Todos se preguntan si de este trabajo que hacen llegará algo a Roma o cambiará algo en la Diócesis, pero en lo que todos coinciden es en que estas reuniones están ayudando a sus comunidades a discernir con claridad lo que están haciendo y a tener claro por dónde avanzar.

Desde aquí damos las gracias a todas las comunidades que nos han acogido, deseando y esperando seguir manteniendo el contacto con todas ellas, pues hemos visto que esta relación nos enriquece a todos.

¡GRACIAS Y MUCHO ÁNIMO EN LA TAREA!

© 2021 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia