Evangelio del día: «Maestro, haz que pueda ver». Mc10,46-52

Vuelve a la Casa del Padre el sacerdote José María Fernández Loero

En el día de hoy, 26 de febrero, domingo de la primera semana de Cuaresma, volvía a la Casa del Padre D. José María Fenández Loero, sacerdote de nuestra Diócesis de Vitoria y misionero en Angola durante los años 60 y 70.

Natural de Kripan, fue ordenado sacerdote en 1955. Sus primeros destinos fueron como ecónomo en las parroquias de Navarrete, en Bernedo, y Munain, concejo del municipio de San Millán. A principios de los años 60 desarrolla su vocación misionera y en 1963 marchó a Lisboa por indicación de Misiones Diocesanas para aprender el idioma portugués y colaborar en la parroquia de San Pablo Apóstol de la capital portuguesa. Dos años más tarde, en 1965, da el paso y fija su residencia en Angola como nuevo miembro de la misión de la Iglesia en este país africano, donde permaneció algo más de una década en un periodo muy convulso al ser durante aquellos años la guerra de independencia de la metrópoli, Portugal.

A su regreso a finales de 1975, el Obispo de Vitoria le encargó colaborar en la iglesia de Nuestra Señora de Belén, en el entonces joven barrio de Zaramaga, donde se atendían a muchísimas familias provenientes de otras regiones españolas en sus múltiples necesidades. En 1984 se muda al barrio de Adurza como miembro del equipo sacerdotal de la parroquia del Sagrado Corazón, ubicada en el Paseo de la Zumaquera, llegando a ser su vicario parroquial. Este sería su último destino en el que ha permanecido hasta hace poco desarrollando tareas de colaborador.

Muy querido por su enorme bondad, cercanía y servicio, quienes le trataron, tanto en misiones como en sus destinos en Álava, especialmente en su ultima etapa en el barrio de San Cristóbal y Adurza, le describen además como un sacerdote tímido, humilde, muy entregado a la comunidad y a todo el que se le acercase y muy trabajador hasta en edad muy avanzada. "Uno de los curas más buenos que recordamos" aseguran varios fieles de la Unidad Pastoral de Santa María de Olárizu.

Sus amigos y compañeros del Seminario le apodaron cariñosamente ‘Chipán’ por su lugar de nacimiento –la localidad alavesa de Kripan–, nombre con el que muchos le seguían conociendo hasta el día de hoy

Su funeral, presidido por el Obispo de Vitoria Monseñor Juan Carlos Elizalde, se celebrará el martes 28 de febrero a las 19:00h en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús.

Rogamos una oración por el eterno descanso de su alma en la morada celestial, cerca del Señor al que tanto amó y al que tanto dio a conocer.

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia