Evangelio del día: «Has escondido estas cosas a los sabios y se las has revelado a la gente sencilla». Mt11,25-27

San Cristóbal, patrón de los conductores

Un año más llega una de las fiestas más populares del verano: San Cristóbal. El miércoles, 10 de julio, la Iglesia festeja al patrón de los conductores y como es tradición, nuestra tierra lo celebra.

En la capital alavesa, uno de los barrios más populares y característicos de Vitoria-Gasteiz –el de San Cristóbal–, se organiza junto a su parroquia la bendición de todo tipo de medios de transporte: coches, motos, camiones, autobuses, patinetes, bicicletas y sillas de ruedas.

Miércoles 10, día de San Cristóbal, Misa a las 12:00h y, a continuación, bendición de vehículos.

La Santa Misa en honor al patrón del barrio y de los conductores se celebrará ese mismo lunes a las 12:00h. A continuación, tendrá lugar la vistosa y tradicional bendición de vehículos en el exterior de la iglesia, en la calle Comandante Izarduy (nada más bajar por el puente de San Cristóbal).

Además, el domingo 7 de julio, en el pueblo de Maestu muchos vecinos de la zona rural se juntarán para celebrar esta festividad. La jornada comenzará con una misa a las 13:00h y, al finalizar, el párroco, Iñaki Olivenza, rociará con agua bendita coches, camiones, motos, tractores, etc.

También se celebra en Baños de Ebro. San Cristóbal es el patrón de esta localidad riojano alavesa y por ello es fiesta grande. Tras la novena presidida por su párroco, Jesús Carlos Medina, el miércoles 10 comenzará la jornada con una procesión –13:00h–, bajando el santo desde su ermita, para comenzar con la Santa Misa –13:30h–, en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Antigua. Después de la eucaristía se procederá a la bendición de los vehículos de los vecinos así como de los llegados de otras localidades de Rioja Alavesa.

Otra zona que festeja a lo grande a San Cristóbal es el Valle de Arana. Los pueblos de Oteo, Ullibarri-Arana y San Vicente de Arana también acogerán una misa con la posterior bendición de coches, camiones, tractores y demás medios de transporte. En Oteo será el domingo a las 14:00h mientras que el miércoles será en Ullíbarri-Arana a las 12:00h y en San Vicente de Arana a las 13:00h, misas y bendiciones presididas por el párroco de estos pueblos, Carlos Mendo.

El Santuario de Estíbaliz también se une y el miércoles 10 de julio tras la misa de 18:00h el capellán, padre Rafael, rociará con agua bendita a todos los vehículos que suban hasta este cerro.

San Cristóbal.

San Cristóbal era hijo de un rey cananeo y antes de abrazar el cristianismo se llamaba Relicto. Su estatura y porte eran grandes. Durante su juventud puso su espada al servicio de Gordiano, emperador romano. Sin embargo siempre buscó ponerse al servicio del Rey más grande de la tierra. Un ermitaño le instruyó y le indicó que usase su estatura para servir a Dios y a los demás.

Se cree que su conversión se produjo en la región de Licia y allí empezó a transportar viajeros para que sorteasen el río hasta que un día vio un niño en la orilla que le pidió que le pasase a la otra orilla. Al cogerlo al hombro sintió un gran peso y preguntándole al niño, éste le dijo que por fin había encontrado a su Señor y que sobre sus hombros había portado a Cristo. Desde entonces se llamó Cristóbal que significa 'portador de Cristo'. El Niño le prometió que el báculo que portaba en la mano florecería y se llenaría de frutos y así sucedió. Este es el origen de la palmera con la que se representa al Santo en muchos lugares. Tras este episodio, Cristóbal fue bautizado por el Patriarca Babilas en su basílica de Antioquia.

Tiempo después salió un edicto del emperador Decio obligando a hacer sacrificios a los dioses paganos y persiguiendo a los cristianos que se negasen a ello. Dagón prefecto de Licia puso en ejecución el decreto y entre otros muchos San Cristóbal fue detenido, interrogado y ejecutado, no sin antes haber obrado un milagro sobre el propio prefecto que se convirtió al cristianismo.

Lee aquí todo lo relacionado con la LVI Jornada de Responsabilidad en el Tráfico.

 

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia