Evangelio del día: «Yo y el Padre somos uno». Jn10,22-30

¿Conoces el significado de estos hábitos?

Estas semanas pasadas fue noticia el relevo en la iglesia de Santa María de los Ángeles, en la calle Bastiturri de Vitoria. Tras la emotiva celebración de despedida de los últimos frailes dominicos de la ciudad y la calurosa bienvenida a la nueva comunidad de los peregrinos a esta parroquia, queremos dar a conocer la vestimenta de estos frailes. También incluiremos a la única comunidad monacal de Álava hasta el pasado mes de mayo cuando los tres benedictinos de Estíbaliz decidieron disolver la comunidad ante la falta de vocaciones y su avanzada edad.

¿Por qué llevar hábito?

La norma general indica que llevar esta vestimenta obliga a la renuncia a las posesiones mundanas y a centrarse en la relación con Jesús y con los hermanos. El hábito religioso es una vestidura usada hoy por las órdenes y congregaciones religiosas en todo el mundo y con siglos de historia. Proviene del que usaban en la sociedad civil los cristianos de los primeros siglos compuesto de túnica y manto o capa.

Reducido este traje civil a la mayor sencillez, constituyó el hábito de las personas que se consagraban aisladamente a la vida ascética en el retiro y aun se prescindió de manto (distintivo de los filósofos) en la vida doméstica u ordinaria. Al abrazar los solitarios la vida común reunidos en los monasterios ya desde el siglo IV y sobre todo, al establecerse con más regularidad la vida monacal bajo la regla de San Benito en el VI, quedó constituido el hábito religioso o regular de los monjes con las siguientes piezas: el hábito propiamente dicho que es la vestidura talar de lana, el escapulario (con capuchón para la cabeza) a modo de banda que cubre los hombros y pende por delante y por detrás, amplia túnica provista de grandes mangas y capuchón que se lleva en determinadas funciones vistiéndola.

El color del hábitos monacales era, por lo común, el negro o color oscuro desde sus principios. Pero los cistercienses que datan del siglo XII lo adoptaron blanco para sus coristas y sacerdotes de donde les vino el nombre de benedictinos de hábito blanco.

¿Cuántos diferentes hábitos religioso existen?

Son muchos e incluso dentro de la misma orden puede haber matices que diferencien una u otra comunidad. Por ejemplo, por colores, son fácil de distinguir: el negro es para los Agustinos, Servitas y Mínimos. El negro o gris lo visten los Franciscanos Conventuales. El blanco lo visten los Dominicos, Trinitarios, Cartujos, Mercedarios y otras congregaciones en muchos países con climas tropicales como los situados en África o América Latina. El color pardo lo llevan los Franciscanos mientras que el castaño lo usan los Carmelitas.

¿Qué símbolos portan?

Los frailes de distintas órdenes suelen llevar distintos elementos característicos de su carisma. Los dominicos portan cinturón y rosario, recordando la propagación que Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos, hizo del rezo del rosario y que hoy lo siguen rezando en todas sus comunidades y parroquias que custodian. El hábito de los monjes benedictinos está formado por una túnica y un escapulario, cubiertas ambas piezas por una capa con capucha.

La vestimenta de los hermanos peregrinos de la Eucaristía recuerda al hábito franciscano. Marrón con escapulario del mismo color y capucha y rosario a la cintura así como cordón blanco con nudos que recuerdan sus votos. Los novicios llevan la capucha blanca.

Sin duda, la vestimenta de los monjes da mucho que hablar y ha superado siglos convulsos hasta llegar a nuestros días. Es un recurso más para, en medio de nuestra sociedad, dejarse ver como hombres que dedican su vida a Dios y a los hermanos.

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia