Evangelio del día: «Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y, en la edad futura, vida eterna». Mc10,28-31

Ha vuelto a la Casa del Padre el sacerdote Txomin Gómez

En el amanecer del miércoles 8 de mayo, el Señor llamaba al sacerdote José Domingo Gómez. Conocido por todos como Txomin, fue un cura muy popular en muchos sectores no solo de la Iglesia sino de la sociedad alavesa. Ocupó varios cargos de relevancia en la Diócesis con diferentes obispos además de dedicar gran parte de su vida a la enseñanza universitaria. Su último cargo, en el que se mantuvo activo hasta hace pocas semanas, fue al frente de la Delegación de Educación y Enseñanza de la Diócesis, desde donde mantenía lazos con todos los centros educativos del territorio así como con los profesores de la asignatura de Religión.

Autor de varios libros y publicaciones, Txomin Gómez se licenció en Teología y Filosofía obteniendo el doctorado en esta última así como en Ciencias de la Educación. Cursó un máster de Psicodidáctica y ha colaborado en diferentes proyectos de investigación sobre varias disciplinas como la Psicología y la Moral.

Natural de Vitoria, nació en el seno de una familia cristiana –en 1950– en la calle Correría. Hijo único, su vocación llegó a los 25 años. Se formó en el Seminario de Logroño y fue ordenado sacerdote en 1979 tras superar su formación. En 1981 regresa a su ciudad natal para incorporarse al presbiterio diocesano y su primer destino fue la parroquia de San Mateo, en la Avenida Gasteiz, hasta 1988, año en el que se traslada a la parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza, donde permaneció hasta 1996. En este periodo se incorpora a la Universidad del País Vasco como profesor en la Facultad de Magisterio hasta su jubilación hace 4 años.

Fue además el primer responsable de la Pastoral Universitaria en el campus de Álava desde 1988 y hasta 2018, delegación en la que Txomin logró reunir a profesores y alumnos de varias titulaciones para celebrar y vivir la fe en comunidad dentro de sus rutinas y agendas universitarias. Fue párroco de varios pueblos como Arbulo, Zurbano, Berrosteguieta, Castillo o Ullívarri-Arrazua. En 2015 es elegido canónigo del Cabildo de la Catedral de Vitoria –que aglutina a las dos catedrales, la vieja y la nueva– y en 2018 Deán de la Catedral de Santa María hasta 2023.

Desde la responsabilidad que le encomendó el actual Obispo de Vitoria en 2016 –la cual seguía desempeñando Txomin Gómez como delegado de Educación y Enseñanza hasta su ingreso en el hospital pocas semanas antes de su partida– se volcó con el profesorado de la asignatura de Religión, especialmente con los trabajadores de la escuela pública. Organizaba sesiones formativas para ellos, encuentros celebrativos y reuniones para diseñar el curso. La última iniciativa para con todo el profesorado así como para los docentes de las escuelas católicas fue invitarles a celebrar el Jubileo en Estíbaliz, al que acudieron decenas de profesores y directores de colegios.

Además, era el encargado de orientar a los recién licenciados en Magisterio con especialidad en la asignatura de Religión en la búsqueda de trabajo con la obtención de la DECA, documento que acreditaba la competencia académica para impartir esta materia según la legislación actual.

En 2022, las cofradías de la Semana Santa de Vitoria-Gasteiz le invitaron a anunciar la llegada de estos días eligiéndole como pregonero; y en las fiestas de la Virgen Blanca de 2018 la Cofradía de la Virgen Blanca le propuso predicar la novena previa al inicio de los días grandes de la ciudad. Además, se hizo cargo de la parroquia de Santa Clara en Zabalgana tras fallecer su carismático párroco Koldo Montoya.

El Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, al nombrarle responsable del área diocesana de Enseñanza y Educación lo definió como “un sacerdote formado espiritual e intelectualmente y con un recorrido en el mundo de la enseñanza que puede aportar mucho y liderar el cuidado de nuestros profesores de religión”.

Los trabajadores de la sede episcopal, ubicada en la calle Vicente Goicoechea 5 y donde Txomin Gómez tenía su despacho, se han incorporado hoy a su trabajo con mucha tristeza y emoción. “Buen compañero, inteligente, alegre, sacerdote con profundo carisma y vocación, optimista, buena persona, evangélico” son algunos de los adjetivos que se escuchan por los pasillos del Obispado. Varios profesores, alumnos y vecinos de la ciudad que conocían el desenlace esta madrugada mandaban sus condolencias al Obispado. Miembros de la Pastoral Universitaria del campus de Álava le harán un homenaje en los próximos días al que fue su primer responsable.

El funeral por el eterno descanso de su alma en el Señor fue el jueves 9 de mayo en la Catedral de Santa María, el día en que hubiese cumplido 74 años. La misa funeral fue presidida por el Obispo de Vitoria, Mons. Juan Carlos Elizalde, y concelebrada por los vicarios episcopales así como por una amplia representación del sacerdocio alavés.

D. José Domingo Gomez, en su despacho del Obispado de Vitoria.

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia