Evangelio del día: «Éste es mi Hijo amado». Mc9,2-10

Un año de la guerra en Ucrania

El 24 de febrero de 2022 Rusia comenzó una guerra en el Este de Europa, invadiendo Ucrania. Durante los siguientes días, miles de ucranianos huían de su país, especialmente mujeres, niños y ancianos. Fueron muchas las llamadas del Papa Francisco a detener esta escalada militar y la Iglesia, especialmente en los puntos fronterizos con Ucrania, comenzó a acoger civiles.

En este marco, en marzo de 2022, nació en el seno de la Diócesis de Vitoria la Mesa Diocesana de Acogida. De la mano de Cáritas, Berakah, el área diocesana de Migraciones, la CONFER y la comunidad greco-católica ucraniana se consolidó esta novedosa entidad con el objetivo de atender a los refugiados que huían de Ucrania por la invasión rusa y dar respuesta de manera continua a toda futura crisis humanitaria en este sentido.

En los primeros instantes de la invasión, Cáritas Vitoria, viendo el esfuerzo que países frontera estaban haciendo en la acogida, dedicó el 50% del presupuesto inicial a trasladarlo a la red de Caritas Internacionalis quienes, sobre el terreno, estaban coordinando en puestos fronterizos la primera acogida de civiles. El otro 50% se reservó a la acogida de ucranianos en Álava.

La Diócesis de Vitoria ha atendido en este primer año a 812 ucranianos. Con un presupuesto de 309.435€, en donde está incluido la aportación del Gobierno Vasco, el número de familias que han obtenido ayudas económicas son 149 de las 325 unidades familiares llegadas de ucranianas.

Con la llegada de los primeros ucranianos a nuestro territorio, uno de los primeros programas a desarrollar fue el apoyo al aprendizaje de castellano con clases de dos horas de duración de lunes a viernes, destinando dos aulas específicas para ello. En este segundo año se irá avanzando para que en breve puedan incorporarse a aulas compartidas con personas de otras nacionalidades con vistas a desenvolverse bien con el idioma.

En cuanto a las viviendas, la Diócesis ofreció 11 recursos habitacionales repartidos por varios puntos al sistema vasco de acogida además de la casa de Ali Etxea, donde comenzaron a registrarse entradas de refugiados en mayo y octubre del pasado año. En total 5 familias ucranianas son acogidas en este recurso de Sansomendi, una de ellas ya ha salido aunque sigue teniendo el sustento económico y el acompañamiento en sus necesidades para su inserción social. El espacio que dejaron ya ha sido de nuevo ocupado por otra familia, por lo que a día de hoy, 21 de febrero de 2023, Ali Etxea dispone de espacio para una familia más.

También 6 ucranianos, de los cuales 2 han vuelto a Ucrania, se alojaron en una vivienda de una congregación en el barrio de San Martín, quienes están siendo acompañados por 3 voluntarios. En otra vivienda, en Adurza, la Iglesia acoge desde el 1 de junio a una familia de seis miembros y tres generaciones. Este equipo cuenta con el apoyo de 2 voluntarios acompañados por la trabajadora de animación de la zona. Otro recurso movilizado por la Diócesis ha sido un piso que se encuentra en el barrio del Pilar donde viven desde octubre una mujer ucraniana con su hija. En Llodio otra mujer con su hija entraron en una vivienda parroquial el pasado septiembre.

En todos estos espacios, que son habitados por mujeres con hijos e hijas menores de edad que se encontraban acogidas en familias en situación de hacinamiento y pobreza, hay un seguimiento gracias a un equipo de personas ligadas a Cáritas de las diferentes zonas.

La Mesa Diocesana de Acogida quiere también recordar el refugio que ha supuesto y lo sigue haciendo la Iglesia en otras crisis previas como la de Siria, con una guerra aún abierta, la de Venezuela con muchas familias pidiendo asilo o la del norte de África, muy prolongada en el tiempo y cuya llegada de personas no cesa. Tal y como dijo el Obispo de Vitoria al inicio de esta crisis en el Este de Europa con la creación de esta Mesa, "buscamos ser más eficaces en la acogida y en la integración de refugiados de ahora en adelante y coordinar todos nuestros recursos al servicio de quien los necesite de manera urgente".

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia