Evangelio del día: «Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos». Mt16,13-19

50 años del colegio Inmaculada Concepción en Abetxuko

Este centro educativo católico, que inició sus celebraciones el día de la fundadora, Santa Eufrasia, festejará el día de la Inmaculada como acción de gracias por estas cinco décadas.

El próximo 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de María, el barrio de Abetxuko, al norte de la ciudad, festejará una efeméride muy especial para quienes viven ahí. El colegio que lleva el nombre de esta advocación mariana celebra 50 años de existencia. Las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires, más conocidas como Hijas de la Inmaculada, llegaron a ese lado del rio Zadorra en 1959, el mismo año que se inauguró este nuevo barrio por iniciativa del Ayuntamiento de Vitoria y de la Caja de Ahorros Municipal. Tan solo fueron 4 las religiosas que allí se instalaron para dar apoyo a esta novedosa zona de Vitoria que atrajo nuevos vecinos en su mayoría procedentes de otras regiones españolas, principalmente de Extremadura y Andalucía. Estas hermanas abrieron un pequeño dispensario ante la falta de un centro médico en el barrio y atendían a familias en sus distintos problemas. En 1961 se inauguró la iglesia de San José Obrero en homenaje a todos los trabajadores que allí comenzaron a formar una familia. Estas religiosas comenzaron a ayudar en el día a día de la parroquia y lograron entablar un contacto muy estrecho con las personas que iban ocupando poco a poco las nuevas viviendas. En 1965, ante la llegada de los primeros niños, estas religiosas abrieron en un grupo de 7 viviendas de la calle Txarrakea su primer centro escolar, el cual se iba quedando pequeño. Se sumaron más monjas hasta llegar a 15 en ese momento. En 1970 comenzaron las obras para hacer un gran colegio que diese respuesta a las necesidades del barrio y en 1971, con las obras aún en marcha, comenzaron a formarse las primeras clases de alumnos. Pese a que su bendición oficial fue en 1974, tres años antes ya comenzaron la etapa lectiva muchos niños y niñas de Abetxuko y de otros pueblos de alrededor.

Hoy, tras 50 años de vida, son más de 3.000 las personas que se han educado en valores cristianos y que han adquirido una formación para poder desarrollar sus vidas.

El 8 de diciembre, fiesta de la titular del colegio, la Inmaculada Concepción, la capilla escolar acogerá una misa de acción de gracias a las 13:00h, presidida por el capellán D. Juan José Infante y abierta a todo el barrio, por estas cinco décadas de servicio educativo que han dado oportunidades a muchas generaciones de vecinos y que han marcado una personalidad en centenares de hombres y mujeres basados en los valores cristianos. Esta celebración, que comenzó el pasado día 18 de noviembre, fiesta de la fundadora de las Hijas de la Inmaculada, la Madre Eufrasia, quiere ser una acción de gracias a Dios por este proyecto que sigue sumando años, a las primeras hermanas que arrancaron el motor y a todas las personas y alumnos que han llenado de bonitas historias personales estos muros y que han hecho amistades de por vida.

Están diseñando un calendario de actividades para conmemorar estos 50 años con mucha alegría y donde hacer protagonistas a esas diferentes generaciones de alumnos que hoy se reparten por todo el mundo. De momento las hermanas y el equipo docente están pensando en cómo será el festival de Navidad, que este año estará enmarcado en esta celebración. Para mayo ya han cerrado un gran encuentro de alumnos y antiguos alumnos con la Madre General de la congregación, Sor Mabel Asunción Vetti, donde ahondarán en el carisma de ‘ser otra María en la Iglesia, portadora de Cristo’. frase central no solo en las religiosas sino en todo el colegio para, desde ahí, formar personas responsables, solidarias y justas a la vez que potencian el compromiso ecológico, la educación trilingüe y las nuevas tecnologías.

Encomendamos esta labor que se inició hace cincuenta años para que siga al menos otros cincuenta inspirándose en el Evangelio y formando buenas personas, auténticos discípulos del Señor por medio de María Inmaculada.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia