Evangelio del día: «Estad siempre despiertos, para escapar de todo lo que está por venir». Lc21,34-36

Resumen del Encuentro de Actualidad sobre refugiados

REFUGIADOSWEBRefugiados: dudas, certezas y cuestionamientos, con este título más de 180 personas se reunieron en el Encuentro de Actualidad organizado por el Servicio Diocesano del Laicado No será la única que aborde esta cuestión en nuestra diócesis, ya que el próximo 12 de noviembre tendrá lugar otra conferencia sobre refugiados en el Centro Loyola.

Beatriz Seara, del Área de Cooperación Internacional de Cáritas Española, fue la encargada de abrir el encuentro con su intervención. Recién llegada de un campo de refugiados en Jordania, relató con detalle las características fundamentales de la guerra en Siria. Comenzó explicando que el conflicto en Siria e Irak en realidad es entre Irán y Arabia, por la hegemonía en la zona. Y habló de la complejidad del conflicto, de los actores que intervienen: Estado Islámico, múltiples milicias armadas chiíes procedentes de Líbano e Irak y auspiciadas por Irán; el frente Al-Nusra (delegación de Al Quaeda, milicias armadas iraníes, ejércitos regulares, Fuerzas de defensa Nacional, ejército popular (alawíes, cristianos, drusos, suníes entrenados por Hezbolá y la Guardia Revolucionaria iraní y dirigidos por el Régimen). A todo ello se une la intervención de otros países, Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia.

Las dimensión humana de las consecuencias de este conflicto es enorme. "La realidad de los desplazados internos es mucho más dramática de lo que nos podamos imaginar" explicó.

En Irak, en el norte, hay más de 3 millones de desplazados. Los desplazados internos en Siria, son más de 4 millones de personas, que van rotando por el país, el 53% son menores. El peso mayoritario de los refugiados de este conflicto lo están soportando los países limítrofes. Sobre todo Líbano (el 25% de su población son ya refugiados) y Jordania (el 20% de su población actual, es refugiada).

La situación de la mayor parte de los refugiados dista mucho de la imagen que tenemos de campos con tiendas con toldos blancos y logotipos de organismos internacionales. Estos “afortunados” suponen solo el 20% de los refugiados. Los demás viven en asentamientos infrahumanos, o en infraviviendas donde se hacinan familias, o dentro de sus propios coches…

Los que están llegando a Europa son una parte muy pequeña de este conflicto. Además desde Europa se está intentado a través de acuerdos, que los países limítrofes del conflicto actúen como tapón, evitando la salida de refugiados.

José Antonio Badiola, decano de la Facultad de Teología, aportó algunas claves para ayudar a elaborar un juicio evangélico.

Emigrante y refugiado son la misma palabra en la Biblia. “El que está junto a nuestra casa”. Inmigrantes, viudas y huérfanos ya estaban dentro de la cobertura legal en el Antiguo Testamento. Badiola puso atención especial sobre tres textos del Nuevo Testamento: las Bienaventuranzas, Mateo 25 ("Fui extranjero y me acogisteis") y Primera Carta de Pedro.

  • Bienaventurados los pobres (los pobres de solemnidad).
    Bienaventurados los mansos, que heredarán la tierra ¿Se han visto obligados a huir de la suya?
    Bienaventurados los que tengan hambre y sed de justicia… ¿no vemos en ellos el rostro de los refugiados?
    El ensamblaje de las Bienaventuranzas es la justicia, que cierra con la última Bienaventuranza: Bieanventurados seréis si sois perseguidos por causa de la justicia.
  • Por su parte, la primera Carta de Pedro es a los extranjeros en la diáspora. La Comunidad Cristiana es una comunidad exiliada que sufre la hostilidad del Imperio. La justicia nos posiciona ante este Imperio que deja tantos muertos en el camino.  ¿Cuánto se parece esta Iglesia nuestra, tan asimilada al Imperio, a esta primera comunidad cristiana?

Santos Gil, director de Cáritas calificó como lamentable que la Unión Europea no encuentre la manera de asentar a 500 mil personas. Ofreció una serie de constataciones:

  1. la actual situación no es solo una emergencia, sino el resultado de una política orientada exclusivamente al control de flujos.
  2. estamos ante una situación que no afecta solamente a las personas en busca de protección internacional, sino a la dignidad y a los derechos de todos los migrantes.
  3. es imprescindible activar en Europa una mirada larga que aborde las causas de las migraciones forzadas.
  4. es urgente transformar el reto en oportunidad, ya que las migraciones son una oportunidad para el desarrollo de los pueblos.

Además enumeró las propuestas desde las asociaciones intraeclesiales que trabajan con migrantes y refugiados:

  • Asegurar la paz y el desarrollo tanto en los países de origen como de tránsito hacia Europa es una pieza clave de nuestro futuro común.
  • Atajar las causas de la migración involuntaria, como son los conflictos armados, la pobreza y la desigualdad, el cambio climático, la competencia por los recursos naturales, la corrupción y el comercio de armas.
  • Aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo de los países de la UE hasta alcanzar el prometido 0,7 % del PIB. Esta ayuda debe prestar atención prioritaria a los Estados más frágiles y a los países menos desarrollados.
  • Exigir a la ONU su apoyo a aquellas acciones que aseguren la paz en zonas de conflicto.
  • Abordar de raíz las causas de la trata de personas. Esto pasa por considerar a las víctimas de trata no como infractores, sino como víctimas de un delito, y proporcionar respuestas eficaces de apoyo y tratamiento a las víctimas de trata.

Finalmente ofreció algunos detalles del trabajo que está desarrollando Cáritas en la acogida de personas refugiadas en distintos países de Europa y las pautas de Cáritas Euskadi en la comisión de trabajo constituida por el Gobierno Vasco y cómo las pautas de acogida y acompañamiento seguirán el Modelo de Acción Social de Cáritas procurando que sean las familias las verdaderas protagonistas de su promoción.

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia